miércoles, 7 de octubre de 2015

PREÁMBULO DE CODEPENDIENTES ANÓNIMOS


Codependientes Anónimos es un grupo de hombres y mujeres cuyo propósito es desarrollar relaciones sanas.

El único requisito para ser miembro es el deseo de forjar relaciones sanas y satisfactorias.

Nos reunimos para darnos apoyo y compartir en un viaje de autodescubrimiento, que es el aprender a amarnos a nosotros mismos.

Al incorporar los principios de este programa, nos volvemos cada día más honestos con nosotros mismos acerca de nuestras historias personales y nuestros comportamientos codependientes.

Recurrimos a los Doce Pasos y a las Doce Tradiciones como fuentes de conocimiento y sabiduría. Éstos constituyen los principios de nuestro programa y sirven de guía para forjar relaciones honestas y satisfactorias con nosotros mismos y con los demás.

En CoDA, cada uno de nosotros aprende a construir un puente que nos conecta con el Poder Superior, según lo concebimos, y le concedemos a los demás el mismo privilegio.

Este proceso de renovación es como un regalo de sanación para nosotros.

Al incorporar activamente el programa de Codependientes Anónimos en nuestras vidas, podemos alcanzar un nuevo nivel de dicha, aceptación y serenidad.


* Nuestro grupo y programa es inclusivo, abierto para todas las orientaciones sexuales.


BIENVENIDO A CODEPENDIENTES ANÓNIMOS


Le damos la bienvenida a Codependientes Anónimos, un programa para la rehabilitación de la codependencia. Este programa nos permite compartir nuestras experiencias, fuerzas y esperanzas en un esfuerzo para que exista libertad y paz en nuestras relaciones con los demás y con nosotros mismos, y dejar atrás las ataduras y la confusión.

La mayoría de nosotros hemos estado buscando formas de superar nuestros dilemas, frutos de los conflictos en nuestras relaciones con otros y en nuestra niñez.

Algunos nos criamos en un entorno familiar donde existían adicciones; para otros, en cambio, no fue así. Pero en cualquier caso, nos hemos dado cuenta de que en nuestras vidas la codependencia es una conducta compulsiva profundamente enraizada y que proviene de un sistema familiar con distintos grados de disfuncionalidad.

Todos hemos experimentado el trauma doloroso del vacío de nuestra niñez y de las relaciones que hemos desarrollado a lo largo de nuestras vidas.

Hemos intentado utilizar a los demás, como ser nuestra pareja, nuestros amigos y hasta nuestros propios hijos, como nuestra única fuente de identidad, valor y bienestar, y también como una manera de compensar por las pérdidas emocionales de nuestra niñez.

En algunos casos, nuestras historias personales también incluyen otras adicciones a las cuales hemos recurrido para tratar de lidiar con nuestra codependencia.

Todos hemos aprendido a sobrevivir en la vida, pero en CoDA estamos aprendiendo cómo vivir la vida. Mediante la aplicación en nuestras vidas diarias y en nuestras relaciones presentes y pasadas de los Doce Pasos y de los principios de vida que hallamos en CoDA, experimentamos una liberación de nuestros propios estilos autodestructivos de vida.

Es un proceso de crecimiento individual: cada uno de nosotros va creciendo a su propio paso y continuaremos haciéndolo mientras nos mantengamos receptivos, día a día, a la voluntad de Dios o nuestro Poder Superior para nuestras vidas.

El compartir nuestras experiencias es nuestra manera de identificarnos y nos ayuda a liberarnos de las ataduras emocionales de nuestro pasado y del control compulsivo de nuestro presente.

Independientemente de cuán traumático haya sido su pasado  o cuán desesperanzado le parezca su presente, el programa de Codependientes Anónimos ofrece la esperanza de un nuevo día. 


Ya no deberá depender de los demás como fuentes de ese poder superior. 
Esperamos que aquí encuentre una nueva fuerza interior 
para convertirse en la persona que Dios tuvo en mente:


un ser IMPORTANTE Y LIBRE.

PATRONES DE LA CODEPENDENCIA



PATRONES DE NEGACIÓN


-        Tengo dificultad para identificar lo que siento.
-        Minimizo, modifico o niego lo que siento realmente.

-        Me percibo como una persona totalmente desinteresada 

 y dedicada al bienestar de los demás.


PATRONES DE BAJA AUTOESTIMA:


-        Tengo dificultad para tomar decisiones.

-        Juzgo duramente todo lo que pienso, digo o hago, 

como algo que no es “lo suficientemente bueno”.
-        Me siento avergonzado al recibir reconocimiento, elogios o regalos.
-        No le pido a los demás que satisfagan mis necesidades o deseos.

-        Valoro más la aprobación que me dan los demás por mi  comportamiento, 

 ideas y sentimientos que la que me doy yo    mismo.

-        No me percibo como una persona valiosa o digna de recibir amor.




PATRONES DE CONFORMIDAD:

-        Actúo en contra de mis valores e integridad para evitar el enojo o el rechazo de otras personas.
-        Soy extremadamente sensible a los sentimientos de los demás y los incorporo como propios.
-        Soy sumamente leal y permanezco en situaciones dañinas demasiado tiempo.
-        Le doy más valor a las opiniones y los sentimientos de los demás que a los míos y frecuentemente temo expresar mis opiniones y sentimientos cuando difieren de los de los demás.
-        Dejo a un lado mis propios intereses y pasatiempos para hacer lo que otros desean hacer.-

-        Acepto una relación sexual como un substituto del amor.


PATRONES DE CONTROL:

-        Creo que la mayoría de la gente no es capaz de cuidarse a sí misma.
-        Trato de convencer a los demás de lo que deben pensar o sentir.
-        Me resiento cuando los demás no me dejan ayudarlos.
-        Ofrezco consejos y orientación a los demás, sin que se me pida.
-        Me desvivo por hacer regalos y favores a quienes quiero.
-        Utilizo el sexo para ganar aprobación y aceptación.
-        Tengo que sentir que “me necesitan” a fin de tener una relación con los demás.

LOS 12 PASOS DE CODEPENDIENTES ANÓNIMOS



1. Admitimos que nos sentíamos impotentes con los demás y
    que habíamos perdido el control 
de nuestras vidas.


2. Llegamos a la conclusión de que un Poder Superior
    a nosotros mismos podía devolvernos 
al sano juicio.


3. Decidimos poner nuestra voluntad y nuestras vidas en manos
    de Dios o nuestro Poder Superior, 
tal como cada uno de
    nosotros lo concibe.


4. Hicimos una búsqueda y un minucioso inventario moral
    de nosotros mismos sin miedo.


5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos
    y ante otro ser humano, la naturaleza exacta 
de nuestros errores.


6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos
    liberase de nuestros defectos.


7. Humildemente le pedimos a nuestro Poder Superior
    que nos liberase de nuestros defectos.


8. Hicimos una lista de todas aquellas personas  a quienes
    habíamos herido y estuvimos dispuestos 
a reparar el daño
    que les habíamos causado.


9. Reparamos directamente el daño causado a los demás,
    siempre que nos fue posible, 
excepto cuando
    el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otras personas.


10. Continuamos haciendo un inventario personal
      y cuando nos equivocamos, 
lo admitimos inmediatamente.


11. Buscamos a través de la oración y la meditación
       mejorar nuestra relación con Dios, 
tal como nosotros
       lo  concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase
       conocer su voluntad 
para con nosotros y nos diese la
       fortaleza para cumplirla.


12. Al lograr un despertar espiritual como resultado de estos pasos,       tratamos de llevar el mensaje a otros codependientes
      y de  practicar estos principios en todas las áreas de
      nuestra vida.


Los Doce Pasos han sido reproducidos y adaptados con autorización de Alcoholics Anonymous World Services, Inc. Esta autorización no significa que A.A. haya revisado o aprobado el contenido de esta publicación ni que A.A. esté de acuerdo con las opiniones expresadas en este documento. A.A. es un programa de recuperación de alcoholismo exclusivamente; el uso de los Doce Pasos en conexión con programas o actividades que se asemejan al modelo de A.A., pero que tratan otros problemas, no implican lo contrario.



LOS DOCE PASOS DE ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS


(versión extraída del sitio web de Alcohólicos Anónimos)


1. Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habían
    vuelto ingobernables.

2. Llegamos a creer que un Poder Superior a nosotros mismos podría devolvernos al sano juicio.

3. Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios,
    como nosotros lo concebimos.

4. Sin miedo, hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano,
    la naturaleza exacta de nuestros defectos.

6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de nuestros defectos. 


7. Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.

8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido
    y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.

9. Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando
    el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.

10. Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos,
      lo admitíamos inmediatamente. 


11. Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios,

como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.

12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar
      el mensaje a otros alcohólicos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos

LAS 12 TRADICIONES DE CODEPENDIENTES ANÓNIMOS




1. El bienestar del grupo es nuestra prioridad;
    la recuperación personal depende de la unidad  en  CoDA.


2. Para el propósito de nuestro grupo sólo existe una
    autoridad fundamental:  un Poder 
Superior de amor según
    lo conciba nuestro grupo.

    Nuestros líderes no son más 
que servidores de confianza;
    ellos no gobiernan.


3. El único requisito para ser miembro de CoDA
    es desear tener relaciones sanas y
basadas en el amor.


4. Cada uno de los grupos debe ser autónomo, excepto en
    aquellos asuntos que se 
relacionen  con otros grupos
    o con CoDA como entidad global.


5. Cada uno de los grupos tiene un único objetivo primordial:
    transmitir el mensaje  a 
otras personas  codependientes
    que aún sufren de codependencia.


6. Ninguno de los grupos de CoDA deberá respaldar, financiar
    ni prestar el nombre de 
CoDA  a entidad allegada o empresa
    ajena en ningún caso, para evitar que los 
problemas de dinero,
    bienes o prestigio nos desvíen de nuestro
    principal objetivo 
espiritual.


7. Cada uno de los grupos de CoDA se autofinanciará
     y se negará a recibir 
contribuciones externas.


8. Codependientes Anónimos deberá mantener siempre su
    carácter no profesional, 
 pero nuestros centros de servicio
     podrán emplear trabajadores especializados.


9. CoDA, como tal, nunca deberá contar con una
    estructura organizacional, pero 
podremos  crear comités
    o juntas de servicio que respondan directamente a 
aquéllos
    a quienes sirven.


10. CoDA no tiene una postura acerca de asuntos ajenos
      a sus actividades; por 
consiguiente, su nombre nunca debe estar       relacionado con polémicas públicas.


11. Nuestra estrategia de relaciones públicas se basa más bien
      en atraer gente que en 
promocionarnos; debemos
      mantener siempre nuestro anonimato personal ante la 
prensa,
      la radio, la televisión y el cine.


12. El anonimato es la base espiritual de nuestras Tradiciones
      y nos recuerda siempre 
que debemos anteponer los principios a      las personalidades individuales.


Las Doce Tradiciones han sido reproducidas y adaptadas con autorización de Alcoholics Anonymous World Services, Inc. Esta autorización no significa que A.A. haya revisado o aprobado el contenido de esta publicación ni que A.A. esté de acuerdo con las opiniones expresadas en este documento. A.A. es un programa de recuperación de alcoholismo exclusivamente; el uso de las Doce Tradiciones en conexión con programas o actividades que se asemejan al modelo de AA, pero que tratan otros problemas, no implican lo contrario.

Las Doce Tradiciones de Alcohólicos Anónimos
(versión abreviada, extraída del sitio web de Alcohólicos Anónimos)

1. Nuestro bienestar común debe tener preferencia, la recuperación personal depende de la unidad de     A.A.

2. Para el propósito de nuestro grupo solo existe una autoridad fundamental: un Dios amoroso
    tal  como se exprese en la conciencia de nuestro grupo. Nuestros líderes no son más que
    servidores de confianza. No gobiernan.

3. El único requisito para ser miembro de A.A. es querer dejar de beber.

4. Cada grupo debe ser autónomo excepto en aquellos asuntos que afecten a otros grupos o
    a A.A.  considerado como un  todo. 


5. Cada grupo tiene un solo objetivo primordial: llevar el mensaje a otros alcohólicos
    que aún están sufriendo.

6. Un grupo de A.A. nuca debe respaldar, financiar o prestar el nombre de A.A. a ninguna
    entidad allegada o empresa ajena, para evitar que los problemas de dinero, propiedad
    y prestigio nos desvíen de nuestro objetivo primordial. 


7. Todo grupo de A.A. debe mantenerse completamente a sí mismo, negándose a
    recibir contribuciones de afuera. 


8. A.A. nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden
    emplear trabajadores especiales. 


9. A.A. como tal nunca debe ser organizada; pero podemos crear juntas o comités de servicio
    que sean directamente responsables ante aquellos a quienes sirven. 


10. A.A. no tiene opinión acerca de asuntos ajenos a sus actividades; por consiguiente su
     nombre nunca debe mezclarse en polémicas públicas.

11. Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción,
      necesitamos mantener siempre nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio, y el cine.

12. El anonimato es la base espiritual de nuestras Tradiciones; recordándonos siempre anteponer
      los principios a las personalidades.


LAS DOCE PROMESAS DE CODEPENDIENTES ANÓNIMOS



Puedo esperar un cambio milagroso en mi vida si pongo en práctica el programa de Codependientes Anónimos. Mientras hago un esfuerzo sincero por incorporar en mi vida los Doce Pasos y las Doce Tradiciones...

1. Reconozco que existe un nuevo sentimiento de pertenencia y que mi sensación de vacío
    y soledad van a desaparecer.

2. Ya no me controlan mis miedos.
     Puedo sobreponerme a ellos y actuar con valor,   integridad y dignidad.

3. Existe en mí una nueva libertad.

4. Me libero de toda preocupación, culpa y remordimiento sobre el pasado y el presente.
    Estoy lo suficientemente consciente para no permitir que se repita.

5. Reconozco que existe un nuevo amor y una nueva aceptación de los demás
    y de mí mismo.  Yo siento verdaderamente que merezco ser amado,
    que soy una persona afectuosa y que me quieren.

6. Aprendo a verme a mí mismo como igual a los demás.
    Mis relaciones nuevas y renovadas están basadas en la igualdad de ambas partes.

7. Soy capaz de forjar y mantener relaciones saludables y basadas en el amor.
    La necesidad de controlar y manipular a los demás desaparecerá en la medida en
    que yo aprenda a confiar en las personas dignas de confianza.

8. Aprendo que es posible mejorarme y convertirme en una persona más afectuosa,
    capaz de ofrecer apoyo y de establecer relaciones más sólidas. Tengo la opción
    de comunicarme con mi familia en una forma que es segura para mí
     y respetuosa para ellos.

9. Reconozco que soy una creación única e importante.

10. Ya no dependo únicamente de los demás para poder sentirme una persona valiosa.

11. Tengo confianza en la orientación que me brinda mi Poder Superior
       y llego a creer en mi propia capacidad.

12. Gradualmente siento que la SERENIDAD, la FORTALEZA INTERIOR
      y el CRECIMIENTO ESPIRITUAL empiezan a formar parte de mi vida diaria.